miércoles, 30 de agosto de 2017

Y más primeras veces...

Ana y yo iremos juntas a una boda aquí, el sábado. 

Se casa la hija mayor de su jefe. Boda peculiar: una pareja les en una boda de católicos, apostólicos y romanos. 

Algunas personas sí evolucionan. (Y cantaré en la misa... otra historieta para contar)

Fue bonito darles el regalo de bodas y sentir la emoción de la novia... Hay personas que saben apreciar los detalles y eso... ¡da un subidón al alma!

Intentaremos pasar con discreción, pero es cierto que Ana ha calado hondo en la familia (es presentada a tooooooodo el mundo) y creo que tendremos que pasar la tarde saludando...

En otro orden de cosas...

Anoche cenamos en nuestra casa con un batiburrillo de personas... unidas por una copa de vino a la hora del vermú... Ana y sus "impulsos".

La cena fue bonita, emotiva, cálida... A veces, solo hay que "querer" para que los momentos bonitos se den. 

Todos estos momentos son un regalo de la vida, de disfrutar, de confiar en nuevos círculos. ¡Gracias a la vida!

Ana, gracias, por hacer de nuestra casa un hogar para compartir buenos momentos.

5 comentarios:

  1. Mola que el jefe de Ana os invite a la boda de su hija y que la aprecien tanto. Los pequeños placeres de la vida, como son esos momentos relajados con amistades, son lo mejor del mundo. Pasadlo bien de boda. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juli Gan: La verdad es que los jefes de Ana han sido una revelación. ¡Gracias!

      Eliminar
  2. A disfrutar de esta etapa maravillosa! cuando toca Bcn? ;-)

    ResponderEliminar
  3. Planazo de sábado... invitaciçon a bodorrio de la familia del jefe. No es la mejor situación para correrse una juerga pero oye!! pongamos por delante lo que supone en si la invitación. Felicidades!!

    ResponderEliminar

Tu versión